miércoles, 30 de noviembre de 2011

LAS CAZUELITAS, TAPAS CON UN TOQUE “RÚSTICO”

En este reportaje nos centraremos con las tapas servidas en cazuelas de barro, más conocidas como “cazuelitas”.

 Alcachofas con bacon

La cazuela de barro ha sido utilizada como vajilla desde hace mucho tiempo. Antes que existiera el plato ya se empleaban. Y lo que paso de ser una necesidad básica, con el paso del tiempo, se ha convertido en un aspecto estético y dan un toque rústico a las comidas que contienen.

 Chipirones en su tinta

Cualquier tapa presentada dentro de una cazuelita, tiene un aspecto mucho más apetecible, por simple que sea la tapa. Muchos hosteleros lo saben, y muchas veces la utilizan como reclamo para los clientes. Comemos por la vista, y el recipiente no deja de ser una parte importante de la tapa.

 Esencias de marisco

No tiene el mismo aspecto unos callos con garbanzos en un plato, que presentados en una cazuelita. Nuestro subconsciente nos dice que estarán mejor los de la cazuelita, aunque sean exactamente los mismos.

 Callos con garbanzos

No nos tenemos que olvidar tampoco, de la cualidad que tienen estos tipos de recipientes de  preservar el calor de una manera muy efectiva. Una tapa en una cazuelita puede mantenerse bien caliente durante bastante tiempo, y esto es importante para determinados alimentos, que cambian mucho su sabor de tomarlos fríos o calientes.

 Mollejas

Cada vez son más los establecimientos de tapeo que decoran sus locales de forma rústica, o haciendo claras alusiones al mundo rural. En esos casos las tapas servidas en cazuelitas encajan perfectamente con la decoración. 

 Albondigas de butifarra y sepia

El cliente puede llegar a tener la sensación de estar tomándose un tapa bien calentita en un pueblo perdido de España, cuando realmente puede que esté en una gran cuidad o urbe. La psicología en el mundo del tapeo, también es un factor a tener muy en cuenta. 

 Magro con tomate

La asociación entre cazuelita y cuchara es perfecta. Todo aquello que se pueda comer con cuchara, servido en una cazuelita tiene otra dimensión, nos será mucho más apetitoso, mucho más sabroso, y nos sabrá más bueno.

 Patatas guisadas con pulpo

Las cazuelitas también tienen la ventaja que pueden ser introducidas sin problema alguno dentro de un horno. Esto nos abre mucho más el abanico de posibilidades de tapas, que podemos realizar en ellas.

 Huevo al horno con chorizo, bacon y tomate con orégano

Los hosteleros pueden rellenar las cazuelitas con un sin fin de alimentos, la imaginación será su límite. Ya pueden ser con verduras, sopas, cremas, legumbres, estofados, gratinados, hongos. pasta, arroces, fritos, pescados, mariscos, etc …

 Caracoles

 Cerdo en salsa de almendras

Empanadillas

Oreja a la plancha

Salmorejo

Paella

 Marmitako

 Boquerones al limón

Judías verdes con tomate y panga con perejil

Setas con ajo y perejil

Lentejas

Huevos cocidos

Pescados y marisco

Existen diferentes diseños de cazuelitas, y en muchos establecimientos de tapeo, además de las clásicas cazuelitas de barro, podemos encontrarnos con otras similares de otros materiales, pero que realizan la misma función.

 Carne estofada con chorizo y morcilla

Vieira rellena de su carne con besamel y queso gratinado

Guisado de ternera con ciruelas

Como hemos visto, las cazuelitas son un tipo de tapas que pueden contener todo tipo de alimentos, y que las podemos disfrutar en todo momento.

Publicar un comentario