viernes, 16 de diciembre de 2011

SOPAS, CALDOS Y CREMAS, TAPAS QUE REANIMAN A UN MUERTO

En este reportaje nos centraremos en las tapas en estado líquido. Lo que llamamos genéricamente como “sopas”, aunque podemos desglosarlas en:

Las sopas propiamente dichas, las cuales tienen sustancia y sabor, junto con pequeños ingredientes sólidos, los vulgarmente llamados “tropezones”. Normalmente a las sopas se les suele espesar añadiendo al final de la cocción pan, como ocurre en las sopas de ajo, o cereales como el arroz o fideos de pasta, pero pueden admitir otras muchas posibilidades.

 sopas de ajo

Los caldos o consomés, que no son otra cosa que sopas claras y livianas en el sabor, donde normalmente no llevan ningún ingrediente sólido. Son el resultado de poner a cocer en agua uno o varios ingredientes.

 caldo de pescado

Las cremas son sopas que tienen una mayor densidad, donde se utiliza los huevos y la leche para espesar, y donde sus ingredientes, normalmente verduras, se han triturado previamente, y se presentan como una especie de puré.

 crema de guisantes y aguacate

Este tipo de tapas, normalmente son más apetecibles para los clientes en estaciones del año donde las temperaturas son más bien bajas. Los establecimientos de tapeo lo saben, y cada vez son más, los que para el otoño y el invierno las utilizan como reclamo en sus locales.

 sopa de verduras

“Un buen caldo o una buena sopa, reanima a un muerto”. Cuando hace mucho frío, este tipo de tapas son perfectas, para entrar en calor, o reponer fuerzas. Son ideales como primera tapa, empezar tapeando con un caldito o una sopita, y luego a continuación seguir con tapas sólidas es lo ideal.

 pan relleno con crema de marisco

Aunque como hemos visto la gran mayoría de las sopas, caldos y cremas, se toman en caliente, también podemos encontrarnos con algunas que son frías, algunos ejemplos pueden ser:

Gazpacho
 Salmorejo
 Vichyssoise de jamón y bacalao
sopa fría de sandia y tomate

En este caso, estas tapas son más recomendadas para estaciones con calor, como el verano, puesto que prestan el servicio opuesto, que no es otro que el de refrescarnos de las altas temperaturas.

 crema de tomate

Los condimentos empleados en sopas, caldos y cremas, aparte de la sal que es el más generalizado, pueden ser el pimentón o el perejil.

En cada parte de España podemos encontrar algún tipo de sopa característica hecha con productos de la zona. Es tanta la riqueza  gastronómica que tenemos en nuestro país, que podemos disfrutar de un sin fin de posibilidades.

 sopa castellana

En ocasiones podemos encontrarnos en los establecimientos de tapeo que nos sirven una tapa principal acompañada por una sopa, caldo o crema. Este tipo de tapas, combinan perfectamente con otras sólidas, la combinación de ambas producen resultados muy favorables para el comensal.

 crakcer con vasito de gazpacho
 cus cus con crater de arroz relleno de garbanzos
 torre de trigueros sobre lechos de salmorejo

Una de las ventajas de una buena sopa, caldo o crema, para los establecimientos de tapeo, es que se puede utilizar todo tipo de ingredientes para su elaboración. Cualquier alimento propenso a ser cocido, como vegetales, carnes, huesos, mariscos, pescados, les puede servir.

 sopa de marisco con su jugo

Además de ser lo económico que uno quiera, una vez preparada la sopa o el caldo, es simplemente calentarlo, y se puede servir en el mismo momento, sin necesidad de ninguna preparación previa.

También este tipo de tapas, son propensas a abrir el apetito a los clientes. Cuando uno se toma una buena sopa, caldito o crema, inmediatamente después le apetece seguir comiendo. Así que se puede utilizar también como gancho para que la gente siga tapeando.

humus de garbanzos lechosos

Como hemos visto, para los locales de tapeo son todo ventajas, y para los clientes igual, puesto que aparte de ser una tapa distinta a las demás, es apetecible y sienta fenomenal en el estómago, y más en estas fechas.
Publicar un comentario