lunes, 6 de febrero de 2012

¿QUE SON LAS SOCIEDADES GASTRONÓMICAS?

El origen de las sociedades gastronómicas hay que buscarlo en Guipúzcoa, a mediados del siglo pasado, y más concretamente en su capital Donostia-San Sebastián. El surgimiento de este tipo de asociaciones hay que ponerlo en relación con un declive de las sidrerías como lugar de reunión y esparcimiento y con el trasvase de población del campo a la ciudad.


Las sedes donde se utilizan como sociedades gastronómicas en el país vasco son conocidas con el nombre de, “txokos”


 tortilla de patata guisada

Actualmente el fenómeno de las sociedades gastronómicas se ha extendido fuera del ámbito vasco, y las podemos encontrar en Madrid o en cualquier otro punto de España, e incluso en países como Argentina o Uruguay, que cuentan con una importante colonia vasca. 


Las sociedades gastronómicas están compuestas por socios que se juntan para realizar en sus locales celebraciones culinarias entre los mismos socios e invitados. Son los propios socios los que cocinan de forma gratuita.  

 
Normalmente se cocinan platos únicos y contundentes, como marmitako, carnes guisadas, estofados, potes, asados, paellas, calderetas, pero también hay cabida para las buenas tapas. 

 cubilete de ensaladilla con brochetas de cherry, patata rebozada y huevo, y pimiento relleno

Cada vez más en las sociedades gastronómicas se crean verdaderas obras de arte en miniatura. Son muchas las ideas sobre pintxos y tapas, que han surgido de los fogones de las sociedades gastronómicas. Son un referente a tener muy en cuenta dentro del mundo del tapeo.

 escabechado de foie de pato al aroma de la sidra

Los mismos socios se encargan de realizar la compra de la materia prima, ya sea en mercados o mediante la caza, pesca, o recolección de huertas. Aunque normalmente en la sociedad debe existir siempre una reserva de productos básicos, como conservas, patatas, huevos, cebollas, etc 

 "perdigacho"o "matrimonio" entre la anchoa y el boquerón

Normalmente los socios pagan una cuota que puede ser mensual, semestral o anual, para solventar los gastos fijos y comunes que puede acarrear el establecimiento, como son agua, luz, gas, alquiler o hipoteca del local, contribución, mobiliario, mantenimientos, etc

 tartaletas rellenas de queso de untar, salmón y caviar

A veces en dicha cuota va incluido parte del gasto de la comida que un socio pueda degustar en su sociedad gastronómica. Aunque en la mayoría de las veces en cambio, este coste es pagado por cada socio cada vez que vaya a disfrutar de alguna celebración gastronómica en sus instalaciones. 

 montaditos de caballa con pimiento rojo

Después de la comida se echan cuentas, y el dinero es depositado junto con facturas de compra, en un buzón colocado para ese fin. Y seguidamente se finaliza la comida con una buena partida a las cartas y un buen licor.

montaña de tomate, morcilla y queso de cabra acompañado de huevo duro

El local de una sociedad gastronómica debe disponer de unas instalaciones cuanto menos confortables para  que sus socios se encuentren a gusto, y deben tener como mínimo, una cocina amplia y bien dotada, y una bodega con una gran variedad de caldos de la zona. 


Cualquier socio tiene derecho a poseer la llave de la sociedad gastronómica a la que pertenece, y así acceder a ella cuando le apetezca. El sistema de sociedad gastronómica esta basado en la confianza de sus socios.

 montaditos de tomate huntado con solomillitos y cebolla caramelizada

La entrada de nuevos socios se controla muy rigurosamente. Cada Sociedad establece sus normas de entrada, y generalmente no es fácil entrar en una de ellas.

 crujientes con tomate y bacon

En las sociedades gastronómicas también impera el carácter democrático, sin distinción de clases sociales o profesiones entre sus socios. Todos tienen las mismas obligaciones y todos pueden disfrutar de los mismos beneficios. 


Aunque en este apartado cabe apuntar, que son muchas las sociedades gastronómicas  que han estado muchos años prohibiendo la entrada a la presencia de mujeres. 

 cogollos aliñados

Por suerte, se han producido grandes cambios, y hoy en día  en casi todas también se les admite, como no podía ser de otra manera.
Publicar un comentario