lunes, 6 de junio de 2011

LAS TAPAS. UNA OPCIÓN CONTRA LA CRISIS.

En estos tiempos que corren, con la profunda crisis económica en la que estamos viviendo, una opción buenísima para que nuestros bolsillos no sufran, es “irnos de tapeo”.

Los españoles hemos tenido que renunciar a muchos de nuestros vicios (tabaco, alcohol, ropa, deportes, viajes, coches, etc…) para apretarnos el cinturón. Pero lo que nunca dejaremos de hacer es tomarnos una cervecita muy fría, un buen chato de vino, o un refresco en una terrazita en compañía de los amigos.


Este año serán muchas las personas que no podrán irse de vacaciones, ni tan siquiera un fin de semana, porque sus economías no se lo permitan. Pero las terrazas de cualquier parte de España, estarán más llenas que nunca. 


Daros una vuelta por vuestra zona cualquier sábado por la noche, y donde veáis un sitio que den buenas tapas, estará lleno. No falla, si el establecimiento da buenas tapas, el local se llena. Por algo será.


En nuestra cultura, está el disfrutar, el pasarlo bien, el vivir el día a día, adaptándonos a las circunstancias del momento. A la vez también corre por nuestras venas, esas ganas de relacionarnos con los demás, de abrirnos a la gente, de salir de casa y comunicarnos.


Cuando nos vamos de tapeo, estamos cumpliendo las dos cosas, nos lo pasamos bien, nos olvidamos de nuestros problemas, y estamos en contacto con más gente, en un ambiente jovial y agradable.


Además por poco más de 6 euros por persona, podemos quedarnos bien comidos y bien bebidos. ¿En que otro sitio podríamos decir lo mismo? Ahora sale más caro ir a ver una película a un cine, sin contar las palomitas y el refresco, o irse a comer a un establecimiento de comida rápida, que irse a tomar tres cañas con los amigos a un bar de tapas.


Cada vez los establecimientos de tapas, se están dando cuenta, que la gente que sale de tapeo, lo hace con la idea de quedarse bien comidos, o bien cenados. En consecuencia las tapas en España, en reglas generales están mejorando tanto en cantidad, como en calidad.


La competencia feroz que hay entre los bares de tapas, hace que sea necesario que sus dueños vayan innovando, que saquen nuevas tapas, originales, que dejen al cliente satisfecho tanto en el paladar como en el estómago, y por supuesto en el bolsillo.
Publicar un comentario